Dragon Ball Z: Battle of Z, juego sin acabar

dragon_ball_battle_zMuchos crecimos viendo Dragon Ball, nos encantaba cuando éramos pequeños, y cada vez que veíamos una revista de videojuegos en el kiosko con Son Goku en la portada, habíamos de comprarla sin dudar. Siempre nos han gustados los juegos de Dragon Ball.

Tras unos años sin presencia en la industria, la emisión en Estados Unidos de la serie, y su gran éxito, convenció a Bandai para volver a hacer videojuegos de Dragon Ball Z. Así, pudimos jugar a las trilogías Budokai y Budokai Tenkaichi, entre los años 2003 y 2007, con especial protagonismo en PlayStation 2, la consola del momento.

Y eran juegos de lucha bastante buenos. El último, Dragon Ball Budokai Tenkaichi 3, presentaba un catálogo de personajes jugables tan grande, que hacía las delicias de los fans del manga.

Pero llegó la siguiente generación. Pensamos que la cosa seguiría mejorando en la misma línea, pero la saga Raging Blast para PS3 y Xbox 360 fue muy decepcionante, un gran paso atrás. Y encima, se hizo aquél Dragon Ball Kinect, que era bochornoso. Se acaba la generación, y Namco Bandai tiene ahora su última oportunidad para hacer algo digno con la licencia Dragon Ball Z.

Para conseguir tal cosa, ha sido elegido un estudio nuevo, que debuta en la serie, pero que lleva tiempo coiaborando con Namco Bandai en la serie Gundam, de gran éxito en Japón. Se trata de la veterana Artdink quien ha desarrollado el nuevo Dragon Ball Z: Battle of Z, para PlayStation 3, Xbox 360 y PlayStation Vita.

BoZ es una propuesta muy distinta a las vistas anteriormente en consolas. Está enfocado a las luchas en equipo, a los combates 4 vs 4 en amplios entornos tridimensionales, primando los ataques a distancia por encima de las tortas puras y duras. Visto así, suena bien, ¿No?

Luchar de este modo puede ser interesante, pues se introduce cierto elemento estratégico en la colaboración entre jugadores. Pero el juego se queda corto en múltiples aspectos. Se queda corto en lo referente al número de personajes (70, pero la mitad “repetidos”, como de costumbre), y en modos de juego. El modo historia, lo único que te interesará si juegas en solitario, está muy poco currado, no tiene chicha.

Y encima, todos los combatientes luchan igual, no hay diferencias entre unos y otros, y hay poca variedad de técnicas. Esto implica que los entretenidos combates de 4 vs 4 se hacen aburridos en poco rato.

Da la sensación de que se ha hecho lo justo para lanzar el juego, visto que está falto de… todo. De hecho, ni siquiera tiene un modo multijugador local, y eso en un juego que está enfocado a las partidas multijugador, es un robo. Namco Bandai nos la ha querido jugar, pero no cuela.


%title

    el 25.01.14

Foro y Comentarios

 

Especiales