Guía para Hitman 2: Silent Assassin

COMPARTIR
Hitman 2: Silent Assassin
Autor GuiaMania: PEDRO MARTINEZ

Guía de Hitman 2: Silent Assesin

Lo bueno de este juego es que hay infinidad de formas de hacer las misiones, y puedes pasar horas y horas descubriendo nuevas situaciones. Sin embargo, ciertas actuaciones son “penalizadas” al acabar la misión. Nuestro objetivo es lograr siempre la máxima calificación posible: “Asesino silencioso”, AS de ahora en adelante (la calificación aparece al finalizar cada misión, junto a los datos de alarmas, disparos, sigilo, etc). Para ello hay que evitar que suenen las alarmas, que nos vean los enemigos, usar armas que hagan ruido, incluso las pistolas con silenciador, o matar más gente de la estrictamente necesaria, sobre todo civiles. Hay dos armas, las Ballet con silenciador y la escopeta recortada que se te otorgarán cuando consigas ese calificativo en sendas misiones. También podrás conseguir el rifle de asalto M4 si completas 5 misiones como AS. Intentaremos darte cuantas más opciones mejor, pero la mejor de todas, a nuestro entender, siempre será la última que expongamos.

Esta guía está hecha jugando en el nivel de dificultad intermedio. Ten en cuenta que, tal vez, algunas cosas puedan cambiar en otros niveles de dificultad.
Antes de comenzar, tal vez sea interesante hacer notar un par de cosillas.
1º. Aunque vayamos disfrazados en un momento dado, sospecharán de nosotros si estamos en un lugar en el que no debería estar alguien con ese traje, o si llevamos un arma que no deberíamos.
2º. Es fundamental evitar que los guardias nos vean el código de barras que llevamos en la nuca. Fíjate siempre en el indicador de sigilo que se hay en la parte superior izquierda de la pantalla para saber si estás en peligro de ser descubierto. Intenta acercarte a los guardias que te vean de frente, o mejor aún, de perfil. Parece mentira, pero es así.
3º. Como AS que queremos ser, es muy importante utilizar armas que no hagan ruido, como el cuchillo o el cable de fibra. La diferencia entre ambas es más cuestión de gustos que otra cosa. El cuchillo tiene la ventaja de abreviar los trámites y que, si en el último momento el incauto se da la vuelta, podremos usarlo de todos modos.
4º. Es de una gran ayuda consultar el mapa con el fin de observar la situación de los enemigos, sobre todo en los interiores. Yo recomendaría que lo consultases con frecuencia.
5º. No grabes partidas a lo loco, ya que aunque en el nivel fácil te dejan grabar hasta siete veces por misión, en el nivel medio tan sólo puedes grabar dos veces, y en el nivel más difícil no puedes grabar nunca
6º. Una vez que recojas un arma por primera vez, debes aguantarla hasta el final de la misión para poder disponer de ella en las misiones siguientes. Si consigues una y te deshaces de ella antes de terminar, no podrás usarla en las siguientes fases
7º. En muchísimos casos no podrás correr ya que en ese caso te descubrirán, pero siempre puedes utilizar el viejo truco de pulsar y soltar continuamente la tecla de correr. No será como si tuvieses la tecla pulsada todo el rato, pero avanzarás bastante más rápido que si fueses a ritmo normal y no te descubrirán.
8º. Una cosa más: hemos intentado hacer esta guía minimizando los daños colaterales. No, no, lo digo en serio, no como los americanos. Hemos intentado no dañar a nadie más que a las personas objetivo, ni siquiera soldados o guardias enemigos. Aun así no siempre lo hemos logrado, por lo que, cuando ha sido necesario quitar a alguien del camino, hemos intentado dormirle. Esa forma de hacerlo es lo que nosotros llamamos “La mejor opción”: el mejor camino hacia el éxito. Si sigues siempre las indicaciones que aparecen al final de cada misión lograrás ser un AS y B (Asesino Silencioso y Bueno), y acabarás el juego con la conciencia tranquila, salvo por un ninja que en la misión 8 no hemos logrado dormir suficiente rato… Lo malo de esto es que no completarás la colección de armas… pero eso ya lo irás descubriendo…

MISIÓN 1: ANATEMA

Esta es una de las misiones más bonitas. Variedad de disfraces, variedad de situaciones, de personajes y sin duda, la más adecuada para ir entrando en calor y acostumbrarse a pensar “a lo Hitman”.
Empiezas en lo alto de una loma frente a la esquina suroeste de la mansión del Don y tienes varias posibilites para introducirte en ella.
1ª. Por tu izquierda verás que aparece un cartero. Si lo matas con el cable de fibra (no olvides hacerlo en modo sigiloso) mientras se fuma un pitillo podrás ponerte su ropa, coger las flores y entrar en la casa por la entrada sur, la principal, sin levantar sospechas. Puedes “dormirlo” con el sedante en lugar de eliminarlo, pero antes de que llegues adonde está el Don ya se habrá despertado y dado la alarma… Resulta cómico verlo correr en paños menores, pero no resulta tan bien si quieres cumplir la misión. Para que se quede dormidito un buen rato, debes acercarte a él sigilosamente y mantener pulsado el botón izquierdo del ratón un buen rato, hasta que desaparezcan las botellitas de la esquina superior derecha de la pantalla y Hitman se levante. Ten en cuenta que aunque uses el sedante como Dios manda, al final el infeliz acabará por despertarse, así que habrás de ser muy rápido en el resto de la misión. Si ves que no consigues acabarla antes de que despierte el cartero, tal vez deberías probar a hacerlo de otra forma. No olvides que un cartero no lleva armas, así que deshazte de ellas antes de que te cacheen en la entrada. Sin embargo, tal vez los dos guardias de esa esquina acaben encontrando el cadáver, así que tendrás que esconderlo antes de que lo vean. El mejor sitio sería entre los árboles que hay a medio camino entre la esquina de la mansión y la puerta principal, o tras el arco que hay a la izquierda al empezar la misión, donde está el punto de salida. Si quieres, puedes incluso eliminar a estos guardias para evitar problemas y esconder sus cuerpos en el mismo lugar, aunque en ese caso debes olvidarte ya de conseguir el calificativo de AS. Mata primero al guardia que se queda quieto en la esquina, luego al cartero y finalmente al guardia que está paseando alrededor de la finca, o el cartero se podrá fuera de tu alcance.
2ª: En la zona noreste hay un repartidor que también puedes eliminar, para conseguir un disfraz. La ventaja es que puedes esconder tus armas en las cajas que lleva para así introducirlas en la casa. También puedes matar al cartero y, después, meter tus armas en las cajas que introduce en la casa el repartidor. Después, una vez dentro, puedes recogerlas en la cocina, aunque esto ya parece un pelín rebuscado…

Guía de Hitman 2: Silent Assesin


3ª: No te compliques la vida matando a nadie. Date prisa y corre hasta la puerta por donde sale el guardia que se pone a hacer pis junto al árbol (el pobre sufre de incontinencia ? ). Escóndete en un rincón que hay a la derecha de la puerta y cuando salga el guardia aprovecha para entrar en la mansión. Si es necesario, haz escala en el garaje, un sitio seguro donde estarás a salvo de miradas indiscretas. También puedes esconderte detrás del otro árbol y entrar después del guardia. Tanto si lo haces de una forma como si lo haces de la otra, podrás entrar en la casa por el sótano.
Recomendamos la tercera forma porque es la más rápida y la más sencilla. Además no matas a nadie y el llevar un disfraz no garantiza que puedas recorrer la finca a tus anchas sin que te descubran. Lo mejor es que evites ser visto.
Una vez dentro de la mansión tenemos dos formas de actuar, según como hayas entrado.
1ª Si entraste como repartidor ve a la zona norte, donde la piscina y cuando el momento sea adecuado sube al balcón por la escalera de mano para poder matar al Don en su despacho, por la espalda, con el cable de fibra.
2ª Si has entrado como cartero, dirígete a la cocina. Hazlo tras entregar las flores a la doncella por dentro de la casa. Si has entrado sin matar a nadie ve a la cocina por el sótano, cuya entrada está en el lado este de la casa (vigila que no pase ningún guardia por allí en ese momento y que no te vea la cocinera).
Sube las escaleras de la cocina y sal al balcón que hay justo frente a ellas. Vigila al guardia meón y cuando puedas vete por la cornisa hasta la parte noreste de la casa. Allí espera a que la zona de la piscina esté despejada para dirigirte al balcón grande de la zona norte. Hay dos puertas. Cuando compruebes que el Don está dentro podrás entrar por la puerta oeste y matarlo con el cable por la espalda. Otra opción es entrar en la habitación cuando ésta esté vacía y esperar en una esquina a que entre el Don para matarlo por la espalda con el cable. Lo que nunca debes hacer es usar la pistola, aunque sea con silenciador, ya que en ese caso los guardias cercanos serán alertados
En cualquier caso, cuando hayas matado al Don, arrastra el cadáver hasta el lado este del tejado, donde no se vea, o lo encontrarán los guardias. Ten cuidado de que no haya nadie en la zona de la piscina que te pueda ver hacerlo, y no olvides quitarle las llaves. Ahora dirígete de nuevo al sótano –puedes dejarte caer desde la cornisa- y habla con Diana. Sólo te queda salir por donde entraste cuando la ocasión sea propicia.

La mejor opción:

1- Corre hasta el hueco a la derecha de la puerta en la esquina sureste.
2- Cuando salga el guardia a calmar su incontinencia, aprovecha para entrar en la finca y dirígete al sótano.
3- Del sótano ve a la cocina y de allí al balcón de la fachada sur.
4- Ve por la cornisa hasta el balcón de la zona norte y cuando sea el momento adecuado entra en el despacho del Don y elimínalo con el cable.
5- Cógele las llaves al Don y esconde su cadáver en el tejado. Déjate caer de la cornisa al sótano.
6- Habla con Diana y sal de la casa por la puerta de la esquina sureste (llévate contigo una de las armas que aparecen en la misión para poder disponer de ella en las próximas misiones).



Trucos Hitman 2: Silent Assassin